Que el marketing de contenidos es el rey indiscutido de esta era de la comunicación e Internet no cabe lugar a dudas. Del gran poder que tienen los videos, imágenes o infografías en las redes sociales y en tu propio sitio web tampoco. Pero muchas veces los pequeños detalles son los que más dudas despiertan y más desconcierto generan cuando se busca información al respecto.

Unos de estos puntos donde las opiniones están divididas es justamente en la extensión ideal que debe tener un post de marca para llamar la atención de los navegantes y dejarlos satisfechos sin aburrir ni escatimar recuerdos e información.

Paso a Paso

El content marketing nace como una fuente lícita y beneficiosa para generar tráfico web a los sitios de las marcas de forma orgánica. Es decir, un blog actualizado, con variedad de temáticas y con interacción en redes sociales rankearán mejor en los resultados de Google y escalarán posiciones para mostrarse primeros. Entonces, si evaluamos la extensión desde el punto de visto SEO, será conveniente realizar publicaciones más largas y con keywords específicas a lo largo de todo el artículo para que el algoritmo de Google pueda evaluar la página y colocarla por sobre la competencia. Según los especialistas 1000 palabras sería la convención más acertada a la hora de realizar notas con intención de favorecer el posicionamiento web.  (Esto sin entrar en detalles de otros múltiples factores que influyen en el posicionamiento, como ser URL, Título, imágenes,  páginas que linkean a la tuya, o inclusive a quienes linkeas tú, entre muchos otros).

Pero como las personas no piensan como robotitos ni incluyen en sus mentes algoritmos mecánicos como los que utiliza el gigante buscador, este número puede llegar a ser algo tedioso, sobre todo si se accede a dicha información desde dispositivos móviles. Para generar contenido de calidad pensado en usuarios multiplataformas es aconsejable una extensión de entre 650 y 800 palabras, incluyendo imágenes, listas, checklists y gráficos que simplifiquen la lectura y la ordene.

El último hombre sobre la Tierra…

Fredric Brown fue un escritor de ciencia ficción y misterio, reconocido por su humor y sus finales sorprendentes. Sus obras se siguen publicando aún a 50 años de su última publicación y cuenta con cientos de fans. Uno de sus cuentos, Arena, es catalogado por sus pares como uno de los 20 cuentos de ciencia ficción mejor escritos, además de haber sido adaptado en un episodio de Star Trek

Uno de los géneros en los que Brown  incursionó, fue en el microrelato:  

El último hombre sobre la tierra estaba sentado solo en una habitación. De repente, tocan a la puerta… 

Este relato, anticipatorio en varias décadas de la cultura Twitter,  viola todas las convenciones acerca de la estructura de un cuento. Sin embargo, nos llama la anticipación, nos intriga, nos deja pensando, y se transforma de esta manera en una narración inolvidable.  Extrapolando de la literatura a los negocios,  nos permite reflexionar que todas las aproximaciones acerca de la extensión de los posts son estándares que se utilizan en la industria del marketing de contenido que pueden ajustarse y variar dependiendo del tema que se pretenda explicar y la profundidad del mismo.

Es por ello que a la hora de sentarse a escribir piensa en los lectores más que en contar palabras o caracteres. Es imprescindible proyectar en cubrir sus necesidades, y en narrar la información de una manera más creativa y dinámica que incite a seguir leyendo más posteos, o volver a visitar el blog en una nueva oportunidad.