Antes de comenzar a adentrarnos en la experiencia centrada en el usuario (UX) como herramienta fundamental del éxito de nuestras campañas de marketing y estrategia de contenidos vamos a desglosar el verdadero significado del porqué es importante tener en cuenta las emociones y cogniciones de nuestra audiencia previamente a realizar cualquier tipo de acción de marketing. Ya sea que nos encontremos frente a un evento empresarial online, un webinar o capacitación, una campaña de email marketing estacional, publicidad en Google o en las diferentes redes sociales y todos los etcéteras que tengan como principal objetivo atraer, vender y seducir a los clientes, debemos plantearnos de forma directa cómo será el posible impacto de nuestras campañas en el público objetivo.

Si entendemos que UX es la interacción de un usuario con un entorno digital podríamos fácilmente sintetizar que:  con un buen diseño gráfico que se adapte a todos los tipos de dispositivos, un texto llamativo y bien redactado y el medio adecuado ya se estaría implementando satisfactoriamente los procedimientos UX. Pero la realidad es mucho más compleja que los límites que la informática y el diseño pueden abarcar, ya que la experiencia en el usuario se trata sobre todas las cosas de aquellas cogniciones y emociones que despiertan en las personas determinados estímulos, y aquí radica su real importancia.

 Es por ello que muchas veces nos preguntamos por qué ante dos publicidades relativamente similares en calidad, una de ellas es replicada, comentada y aceptada por la audiencia, mientras que la otra pasa sin pena ni gloria.La respuesta es simple, pero dentro de sí esconde un mundo de conceptos y conocimientos puestos en marcha.  Es aquí donde la informática, la psicología, la sociología y el marketing se fusionan y deben comenzar a trabajar en forma paralela y colaborativa .UX Experiencia del usuario en  Campañas de Marketing¿Por qué UX es importante para las campañas de Marketing?

1. Porque me permite conocer a mi audiencia y de esta manera ofrecerle soluciones a sus necesidades reales.

¿Cómo lo consigo?

  • Escuchando sus quejas y reclamos
  • Elaborando formularios de sugerencias
  • Teniendo una activa participación en las comunidades online
  • Haciendo reportes y seguimientos de todas las áreas que participan para asegurarnos que la información sea compartida por todos.

Muchas veces ocurre que un programador o diseñador gráfico no se contactan con los community managers o editores de contenidos antes de realizar una pieza, perdiéndose el feedback de los clientes y por consiguiente se desperdicia una oportunidad para brindarles a ellos lo que están solicitando.

2. Porque si sabemos leer correctamente los errores cometidos es cuando más aprenderemos

¿Cómo lo consigo?

¡Haciendo!
Tal como dice el padre de la relatividad Albert Einstein, una persona que no ha cometido nunca un error es una persona que nunca ha intentado nada nuevo. La clave del marketing es hacer, y en esas acciones inevitablemente se incursionará en ciertos errores que pueden convertirse en cuantiosas experiencias que lograrán un éxito futuro. De esta manera es importante entender que un cliente molesto, enojado, indiferente, agradecido, satisfecho o feliz son variables que hay analizar, tener en cuenta y saber corregir en caso de ser negativas, para conseguir así los objetivos trazados en las estrategias de marketing. Apostando a lo seguro se pueden lograr buenas métricas. Pero apostando a algo nuevo y novedoso se puede romper el marcador. 

3. Porque el entorno digital sólo existe al haber un “otro” detrás de la pantalla y ese otro es a quién tenemos que ayudar.

 ¿Como lo consigo?

¡Poniéndose en el lugar de nuestros prospectos!
No hay forma de implementar UX sin ponerse en los zapatos de nuestros clientes, aprendiendo a pensar como ellos, entendiendo sus pedidos y realizando acciones apuntadas a satisfacerlos. Ya sea una nueva web institucional, una app, un newsletter de email marketing o pieza gráfica, la premisa principal es elaborarla teniendo en cuenta como primera medida:

  • al público objetivo
  • a los gustos e intereses generacionales
  • a las características del producto o servicio
  • al sector geográfico, el género y todos aquellos valores que nos den un indicio auténtico de cómo es nuestra comunidad.

Una vez implementados todos los aspectos más psicológicos que nos permitirán tener el pulso de nuestra audiencia se podrá dar paso a las cuestiones técnicas, puesta en marcha y medición de resultados. Hay que recordar que a los resultados o métricas no hay tenerles miedo si son negativos, sino por el contrario aprender qué significan esas cifras que arrojan las estadísticas para superarlas y mejorar. De esta manera las conversiones irán incrementando paulatinamente porque se logrará un grado próspero de comunión con el cliente, y eso se verá reflejado en más ventas, más aperturas de mails, más fans en redes sociales y más clientes contentos con su elección de marca.