Los filtros anti-spam son la barrera más fuerte que separa a tus campañas de email marketing de la bandeja de entrada de los destinatarios. Llegar o no llegar, esa es la cuestión. La tasa de entrega (deliveralibity) de los emails en el inbox de los receptores es un aspecto de vital importancia y que suele inquietar a los email marketers, muchas veces ajenos a qué son y cómo funcionan estos guardianes. No existen fórmulas mágicas ni maneras de asegurar que los mensajes cumplirán el primer objetivo buscado (que lleguen al inbox), pero sí hay buenas prácticas y consejos útiles que pueden ayudarte en esta misión y mejorar tu email marketing.

¿Qué partes intervienen en el proceso de envío y recepción de correo electrónico?

– Email Service Provider (ESP): son plataformas, como EnvialoSimple, que ofrecen servicios de email marketing y envíos de campañas de correo electrónico masivo.

– Internet Service Provider (ISP): las compañías que brindan conectividad a Internet y suelen gestionar los dominios, hosting y cuentas de correo de sus clientes.

– Webbased Email Service (WES): servicios de correo electrónico con interfaces web, como Gmail, Yahoo Mail y Hotmail.

¿Qué objetivos se persiguen?

Es posible distinguir dos grandes metas.

A) Que tus campañas lleguen a la bandeja de entrada de los destinatarios.

B) Evitar por todos los medios posibles que los destinatarios califiquen tus correos como spam. Ten en cuenta que con sólo unas pocas quejas (dos o tres) un ISP puede filtrar tus campañas.

Filtros anti-spam

¿Qué son?

Son las diferentes técnicas que utilizan los los ISP y WES para intentar evitar que el correo basura o no deseado llegue a la bandeja de entrada. Cada uno puede tener uno o varios auditores de spam porque cada uno se especializada en el análisis de diferentes criterios y parámetros.

¿Cómo funcionan? Los filtros anti-spam se rigen por medio de una serie de algortimos que combinan diversos criterios técnicos y de contenidos. A cada falla o anomalía detectada se le asigna un peso o valor relativo, y la suma de estos puntajes determinará si un email es considerado o no como spam. Los valores no son los mismos para cada filtro, por lo cual es probable que un mismo correo llegue con éxito al inbox de un destinatario y no lo consiga con otros. EnvialoSimple cuenta con un sistema muy útil para visualizar y medir la puntuación de un correo antes de ser enviado, denominado “Calificación de spam”. Se encuentra en el Editor de Contenidos y le permite al usuario evaluar y corregir el email, si es necesario, para lograr un resultado óptimo.

Calificador de spam de EnvialoSimple

Así analiza el sistema calificador de spam de EnvialoSimple a tus campañas.

Los factores técnicos

– Listas negras: los filtros almacenan los datos de las direcciones de correo electrónico, IP’s y dominios, cuyos envíos son rechazados por no considerarse de confianza, en estas bases de contactos.

Te aconsejamos. Para reducir las posibilidades de que una dirección IP caiga en alguna lista negra, es fundamental contar con la aprobación de los destinatarios para recibir los correos. Para esto, una herramienta de gran utilidad es el formulario doble opt-in. Cuando el usuario, por ejemplo, se suscriba a una lista a través de un formulario web, recibirá un email solicitándole que confirme dicha acción. Así, además de no tener rebotes, lograrás que los destinatarios no presenten quejas, ya que dieron su OK para recibir los emails.

– Reputación del servidor: la elección de un proveedor de email marketing como EnvialoSimple, que cuente con la mejor infraestructura y un historial intachable, es clave y uno de los factores de mayor peso.

– Historial de actividad: los filtros evalúan los antecedentes de los envíos desde cada remitente y consideran múltiples datos (como frecuencia, velocidad y sanciones) para establecer si el correo es válido o no.

– Volúmen y velocidad de envíos: una campaña enviada a una base demasiado grande y a gran velocidad puede ser considerada como spam, al igual que la cantidad de correos enviados en forma repetitiva a un mismo dominio o destinatario.

– Legitimación de remitentes: otro punto de suma importancia para pasar el riguroso análisis de los filtros. Sirve para comprobar que el email ha sido enviado por la persona que asegura ser el remitente. Hay tres estándares aceptados por la mayoría: SenderID, DKIM y SPF. Se utiliza uno o la combinación de varios para chequear la identidad.

Te aconsejamos. Crear una dirección de correo usando como dominio el nombre de tu marca o negocio y, además, pedirle a los suscriptores que la agreguen a su lista de contactos. De esta forma, los filtros identificarán los envíos como válidos.

Archivo adjunto: la inclusión de archivos adjuntos puede perjudicar la calificación del correo ante los filtros.

– Código HTML: La utilización de código HTML está bien vista y posee una valoración muy buena, pero debe tener un desarrollo limpio y estar bien construido. Se debe evitar incluir código malicioso, erróneo o injustificado.

Los factores de contenidos

– Redacción: es recomendable utilizar un criterio de redacción llano y sencillo, sin utilización excesiva de mayúsculas ni demasiados signos de puntuación.

– Lista de palabras: cuando en el cuerpo o asunto del email aparecen palabras como Free, Gratis, Promociones y Descuento, el filtro puede activarse e identificarlo como no deseado. ¡Evita usar esos términos!

– Balance entre texto e imágenes: la relación entre el texto y las imágenes de la campaña debe ser pareja o, en lo posible, tener más texto. El problema se presentaría en el caso inverso, si predominan las fotografías e imágenes.

¡Aprovecha los consejos!

Ya tienes una guía completa y actualizada sobre qué factores debes tener en cuenta para no ser considerado un spammer y hacer triunfar tus campañas de email marketing. ¿Sigues teniendo dudas? Puedes preguntarnos…