En el contexto híper competitivo que reina en el mundo empresarial y de negocios, muchas veces los detalles son los que terminan inclinando la balanza hacia uno u otro lado. Por eso, conocer cada herramienta y cómo aprovecharla al máximo es un tema de gran relevancia dentro del Email Marketing. Pensando en la satisfacción del cliente o suscriptor, existen varias maneras de utilizar el correo electrónico como un servicio más entre los que puede ofrecer una empresa u organización. Pero en esta oportunidad tomaremos como referencia a los correos de recordatorio, un tipo de email al que no todos -equivocadamente- le dan la importancia que merece.

Como la palabra lo indica, estos correos ofician de recordatorio o ayuda memoria para los usuarios, y utilizados correctamente son capaces de mejorar notablemente la relación, por ejemplo, entre una empresa y sus clientes. Por supuesto, esto también puede derivar en un aumento en las conversiones y el alcance de tus campañas de Email Marketing.

¿Para qué se utilizan? Las oportunidades son variadas y deben ajustarse a las necesidades de cada uno. Los usos más comunes se remiten a recordarle al suscriptor que aproveche una oferta que terminará en breve, avisarle sobre una cita programada o fecha especial -como un cumpleaños, aniversario o evento- y ayudarlo a no olvidarse del vencimiento de un pago. Podemos observar ejemplos prácticos de este estilo de correos en la siguientes capturas de emails, utilizados para recordar a una base de contactos sobre la realización de un evento al que se registraron

Ejemplo de Correo de Recordatorio

 

. captura captura 2 Como en cada acción de Email Marketing, existen una serie de consejos y buenas prácticas para no dejar nada librado al azar en un correo de recordatorio
Personalización: la más popular es presentar el correo con el nombre del destinatario.
Información concisa y clara: que el suscriptor entienda rápidamente de qué se trata el mensaje.
Un buen asunto: al igual que el contenido, debe ser claro y entendible.
Vías de contacto: brindarle al receptor la posibilidad de hacer consultas extra si lo desea.
Buena redacción: la correcta gramática y ortografía siempre aumentan la calidad de un envío y, en consecuencia, la del producto o servicio ofrecido.
Botón para darse de baja de la lista. Recuerda, cada detalle cuenta para optimizar tu llegada a un determinado público y cuanto más atención les prestes mejores serán los resultados.
¡No lo olvides! ¿O necesitas que te lo recuerde por correo?