Para poder determinar o al menos intentar realizar un análisis exhaustivo de las nuevas tendencias de marketing de contenidos primero hay que conocerlas y estar al tanto de ellas. Cuando el mundo digital comenzó a vislumbrar al marketing de contenidos como una panacea para las marcas, los albores de internet ya habían dejado muchas huellas y aprendizajes acerca de cómo iba evolucionando el entorno digital. Pero aún así existen muchas empresas que aplican o contratan empleados para dedicarse a esta área del marketing sin estar del todo sumergido en su verdadero valor.

Queremos vender, eso es cierto. Toda técnica o procedimiento de marketing busca de manera directa o indirecta aumentar leads y obtener ganancias en alza. Pero con el advenimiento de los social media, los consumidores 2.0 han revolucionado la forma tradicional en que eran realizadas las campañas. Por otro lado, la presencia de las marcas en redes sociales ha instaurado un concepto tan esencial como difícil que es la reputación online.  Un pulgar arriba, una buena crítica, un reclamo no resuelto, una consulta a las 3 AM, un perfil cuidado o su opuesto, o un blog empresarial interesante que aporte contenido puntual y exacto son algunos de los factores que intervienen en esta ardua tarea de forjar la presencia digital de las marcas.

Entonces, para ir desgranando estos conceptos de a poco el marketing de contenidos es imprescindible para:

  • Posicionar orgánicamente en buscadores y rankear primero en las búsquedas de los usuarios

  • Otorgar prestigio a nuestra marca mediante los contenidos vertidos en nuestro blog y redes

  • Cosechar una reputación positiva en los diferentes perfiles sociales

  • Generar engagement y participación de la audiencia

  • Brindar un valor agregado a los consumidores

Imaginemos esta situación: Estamos en una reunión de amigos, en un happy hour o en una despedida de año. Y a medida que los temas importantes comienzan a mermar y los diálogos se disipan, siempre alguien rompe el incómodo momento con una frase divertida de una publicidad, algún lema que se viralizó en las redes sociales o la noticia más candente del momento.  Lo que parece ser como manotazo de ahogado para que una charla no se hunda en las profundidades de la incomunicación es para el encargado de reflotarla el puntapié inicial para repensar al contenido en la era vigente. Es decir, ¿de qué habla la gente cuando habla?. Y, ¿por qué habla de ello y no de otra cosa?

Así como los clichés acerca del clima, la situación del dólar o los feriados del año son perfectos para aquellos momentos que no ameritan mayor despliegue de palabras,  las empresas y los emprendimientos incipientes necesitan otorgarle a sus clientes y futuros prospectos material interesante y valioso de qué hablar y compartir.

Crear un sentido de pertenencia a una marca, de identificación, de valores en común, diálogo y trato cálido son los aspectos más importantes que se deben tener en cuenta a la hora de trazar los objetivos del marketing de contenidos. Ese es el valor real de una buena estrategia de marketing de contenidos en la era 2.0: Generar comunicación mas allá de los límites de la propia empresa y dar material del que hablar con un mensaje que transmita los valores que a cada proyecto de negocio le son inherentes.

Tendencias 2016 en Marketing de Contenidos

  1. Big Data. Documentación y metodología de trabajo más ordenada y focalizada gracias a la utilización de los grandes volúmenes de información que se dispone de los usuarios.
  2. Se suman Snapchat e Instagram a las ya famosas Facebook y Twitter para difundir contenido atractivo y personalizado.
  3. Se profundiza la búsqueda de profesionales capacitados para redactar y generar contenido innovador e interesante. La calidad del contenido es el cetro del rey y como tal debe estar realizado por periodistas o comunicadores con talento e iniciativa.
  4. En 2016 se recomienda mantenerse visible y activos sólo en las redes sociales a las que puede dedicársele tiempo y calidad. La concepción de «menos es más» cobra relevancia para la cantidad de fans o followers, y para la cantidad de perfiles sociales que se pretendan abarcar.
  5. El contenido es cada vez más mobile.
  6. Apostar al video marketing es fundamental.
  7. Ideas nuevas y contenido fresco que no apunten a vender ni intentar convencer al consumidor son los mejores recibidos y compartidos.
  8. El marketing del contenido no es promoción de marca. En 2016 se refuerza este concepto y se implementan estrategias de contenidos pensadas en cubrir las necesidades de los lectores.

Ahora que ya hemos definido los parámetros esenciales para diseñar una correcta estrategia de marketing de contenidos y analizamos las tendencias 2016 en boga es momento de sacar una conclusión o al menos una aproximación a nuestra pregunta inicial.  ¿Es realmente el marketing de contenidos efectivo para las marcas? ¡La respuesta es Sí ! Pero sólo si se hace con los ingredientes necesarios para que sea exitoso. Estos son amor por la profesion y el arte de comunicar, y entendimiento de los objetivos reales que persigue el content marketing. Es decir, una colaboración directa en la consecución de más ventas fidelizando a los clientes existentes e incitando con contenido de calidad a los lectores o futuros prospects.

En cuanto a las tendencias lo más importante como todo en la vida es conocerlas y evaluarlas,  pero nadie sabe el ritmo y pulso de su negocio más que los profesionales de cada marca en particular. Ellos conocen al público objetivo, han tenido fracasos y aciertos y conocen al detalle qué acciones deben tomar, cuáles deben seguir manteniendo y cuáles hay que cambiar. Las tendencias son solo una guía práctica de lo que en realidad todos conocemos por nuestra labor diaria.

Y si aún no está convencido del poder del marketing de contenido,  piense en Charly García por ejemplo. Cuando en las postrimerías de la dictadura militar argentina escribió letras como «Los Dinosaurios» o bien cuando la norma establecía una rigidez mental y ciertas conductas aceptadas socialmente,  él lanzó temas como el «Natalio Ruiz,  El hombrecito del sombrero gris», «Inconsciente Colectivo» o «Raros peinados nuevos», y se consagró así como un ícono indiscutido del rock nacional argentino,  y una de las mayores personalidades de la música en cuanto a talento y capacidad de análisis del mundo.

¿Charly pretendía vender sus discos y vivir de la música? Seguramente sí, pero su obra trascendió las esferas comerciales,  y ese excéntrico artista se guió por sus ganas de trasmitir un mensaje que genere una mirada aguda de la realidad. No sólo lo consiguió,  sino que también logró vivir de su pasión. Su reputación como músico era intachable, el boca a boca se extendió, los bares y cafés hablaban de sus letras, las experiencias de las personas se vieron modificadas luego de oírlo tocar el piano. 

Como profesionales del marketing no escribiremos bellas estrofas ni llenaremos un Luna Park,  pero sí debemos tener en claro que siempre la mejor tendencia es ser pensar en aquellos que nos leen y se toman unos minutos de su vida e intentar con todas nuestras ganas otorgarles conocimientos, ideas, ayuda, motivación.  El marketing de contenidos no se trata de ventas, se trata de personas que podemos influenciar positivamente con nuestras palabras o imágenes.

Para finalizar, te compartimos una de las canciones de Charly García nombradas, cuya letra es indispensable para todo aquel interesando en descubrir,  conocer y aplicar las tendencias en su rama del saber.