Conservar la buena reputación del dominio que utilizas para enviar tus campañas de Email Marketing es fundamental para obtener buenos resultados y reducir las posibilidades de que tus envíos de correo electrónico sean catalogados como Spam.
Seguramente has leído y escuchado mucho acerca del correo basura. En este caso, queremos refrescarte algunos conceptos y explicarte cómo hacen los ISP’s (Proveedores de Servicios de Internet) para establecer tu reputación.
Utilizan diferentes parámetros para evaluar tu comportamiento y de este análisis puede depender que tus campañas de correo lleguen a la bandeja de entrada o terminen en la carpeta de correo basura o no deseado, aunque no lo sean. Por eso, es muy importante entender qué aspectos y variables tienen en cuenta:
Extensión o tamaño de las listas

 

Los Proveedores pueden obstaculizar las campañas que se envían a listas de contactos demasiado grandes. De esta forma, protegen a los usuarios de los spammers, que suelen enviar mensajes a bases de datos con muchos contactos.

Calidad de las listas

Una lista es catalogada como de “baja calidad” cuando no se le pide consentimiento a los destinatarios para que reciban los envíos. La única restricción que debe tener una lista de correo para considerarse válida y de buena calidad (además de legal, según C-SPAN) es que tenga el visto bueno de los suscriptores.

Porcentaje de denuncias

Los usuarios pueden marcar un correo como Spam y esto afectará directamente tu reputación. Si recibes un número alto de quejas, la calidad de tu reputación bajará

Porcentaje de correos rechazados

Existen rebotes blandos y duros. Estos últimos, en especial, que se presentan cuando la dirección o dominio de destino no existen, son los que más influyen negativamente en tu reputación. Caer o no en la temida Black List depende, en buena medida, de considerar los aspectos mencionados anteriormente a la hora de planificar el envío de tus campañas de Email Marketing. ¡No te olvides de revisar con frecuencia el estado de tu cuenta! Reputación

¿Cómo puedo caer en la Black List?

Estas son las dos formas más relevantes:

1)- Enviar un email a una cuenta trampa. La solución a esto es sólo tener contactos que hayan dado su consentimiento.
2)- Que un contacto denuncie al supuesto spammer directamente a una entidad de Anti-Spam. No suelen darse muy seguido este tipo de casos.
Para mantener una buena reputación, el equipo de EnvíaloSimple te mantiene alerta y actualizado con una serie de buenas prácticas que te ayudarán a mantener limpias tus listas de contactos y no ser considerado como spammer:

Evitar usar en el remitente (From) cuentas de Gmail, Yahoo, Hotmail y AOL.

Debido al cambio en las políticas DMARC que implementaron estos proveedores de correo, los envíos que no provengan de esos servidores no llegarán a la bandeja de entrada y caerán en la carpeta de Spam. Es una buena oportunidad para que empieces a usar una dirección personalizada con dominio propio, como “info@tunegocio.com”, ya que éstas no sufren por la validación DMARC. –

Usar listas de contacto legítimas.

Evitar la compra de bases y el uso de listas de terceros.
Limpiar regularmente las listas

(rebotes duros, sin aperturas ni clicks). –
Utilizar formularios de suscripción con la opción doble Opt-in.

Filtrar las listas de contacto eliminando los emails incorrectos

(inexistentes o dados de baja, mal escritos, con caracteres prohibidos como acentos, ñ, \, etc.). –

Evitar usar palabras o frases demasiado comerciales

En la redacción del contenido y el asunto de la campaña. Ejemplo:“Free”, “Off”, “Llame Ya”. –
No escribir todo el Subject (Asunto) en mayúsculas.
Evitar el uso excesivo de signos como (!) o ($). –
No incluir demasiadas imágenes. Todas deben tener los atributos “Alt” y “Title” definidos. –
Si utilizas HTML copiado desde otra fuente o importas una página web, asegúrate de que el código sea lo más limpio posible: libre de errores y scripts. Puedes encontrar más consejos y recomendaciones en las siguientes notas de nuestro blog: