En un nuevo intento de limitar la circulación de noticias falsas por el sistema de mensajería, WhatsApp limitó a nivel mundial la cantidad de veces que se puede reenviar un mensaje. ¿De qué se trata la limitación, cuáles son los motivos, y cuan eficaz será? Enterate en EnvialoSimple

El candidato ultraderechista Jair Bolsonaro, venció en las últimas elecciones de Brasil, con un 55% de los votos. Dentro de su estrategia de campaña, según denunció el diario El País de España, utilizó como herramienta eficaz la divulgación de noticias falsas, o fake news, a través de WhatsApp, denostando a su principal rival, Fernando Haddad. 

Una de las mentiras fue por ejemplo acusar al candidato del PT contando que – siendo ministro de educación –  había distribuido «kit gays» en las escuelas a niños de 6 años, cuando en realidad era un proyecto que tenía como objetivo formar docentes en derechos LGTB.

En un país donde 6 de cada 10 personas utilizan la plataforma, sin duda salpicar la red de rumores o engaños, fue parte central dentro de su estrategia de comunicación, y tal vez, haya influido en la decisión de voto, como ocurrió con las noticias falsas propagadas por el equipo de Donald Trump – en este caso a través de Facebook  -para obtener su sorprendente triunfo sobre la prestigiosa Hillary Clinton.

Si te interesa la comunicación, sociología, o discursos políticos, te invito a leer más de la campaña de Bolsonaro en WhatsApp en la nota de El País aquí

Las Fake News y la violencia fatal

En India,  las falsedades no influyeron en resultados electorales, sino que en este caso provocaron la muerte de al menos 12 personas.  Uno de los acontecimientos sucedió en Murki, una aldea de 5.000 personas, donde una turba enfurecida se juntó para  linchar a 5 individuos que según un falso mensaje distribuido por la app de mensajería eran traficantes de niños Y al ver a uno de ellos hablar precisamente con un niño, la turba no se lo pensó y los agredieron en la calle. 

En la siguiente imagen puedes ver cómo quedó el auto de los agredidos, y la BBC publicó una dramática crónica de lo sucedido.  Un quinto de la población formó parte de los agresores, y la policía no daba abasto para frenar la golpiza. 

Nos encontramos en mundo totalmente interconectado, donde los medios de comunicación, aún con sus grandes controversias por la manipulación que han ejercido desde siempre, y que ha sido estudiada y probada por diferentes semiólogos de prestigio, brindaban un cierto halo de verdad en las noticias, que se ha derrumbado totalmente.

¿Cuál fue la reciente decisión de WhatsApp?

WhatsApp, propiedad de Facebook, decidió limitar a 5 la cantidad de veces que se puede reenviar un mensaje. La modificación fue probada justamente en India, y hace unas horas implementada en todos los países. Esta limitación reemplaza a la anterior, que era de 20 reenvíos, y más atrás en el tiempo, era posible efectuar 256 reenvíos.

Pero…¿a cuántas personas se puede llegar con 5 reenvíos?

La letra chica de esta modificación, es que se puede reenviar a personas…!y a grupos! Como cada grupo tiene un máximo de 256 integrantes, en el extremo, si no se repitieran las personas, se puede alcanzar 1280 usuarios de WhatsApp con este límite, por lo que la capacidad de viralización de notificas falsas no ha sido cortada de cuajo, solo es ahora un poco más difícil.

¿Cómo evolucionará el flagelo de las fake news?

En este mismo blog, hace casi 2 años, planteamos esta nota, «Facebook da nuevos pasos en la detección de noticias falsas, ¿podrá lograrlo?» 

Wikipedia tiene un probado sistema para evitar falsedades, que muchas veces se publican pero son detectadas y corregidas en pocas horas. Google, poco a poco, con su sistema de respuestas escogidas frente a preguntas típicas, va lentamente brindando una barrera para la circulación de mentiras, además de disponer de Google News, donde solo sitios web que aprueban requisitos pueden mostrar allí la información. 

Facebook, con todos sus satélites, sigue un paso atrás. La red social se ha alejado radicalmente de los motivos que originaron su creación, y por un lado ha conectado a las personas en forma increíble, pero además ha provocado aumentos de depresión, y generado un alto nivel de desinformación. 

Hoy, me vuelvo a preguntar lo mismo que tiempo atrás ¿se podrá parar las noticias falsas? Y volvemos a recordar las palabras de Joaquín Sabina..Tal vez será difícil de acaber con este flagelo, mientras la comunidad quiera creer en ellas

Yo le quería decir la verdad, Por amarga que fuera
Contarle que el universo era más  Ancho que sus caderas
Le dibujaba un mundo real No uno color de rosa
Pero ella prefería escuchar mentiras Piadosas